Los cuatro puntos cardinales son tres: el Norte y el Sur.

domingo, 24 de diciembre de 2017

Arda el cielo, ardo yo

Existe entre nosotros algo mejor que un amor: una complicidad y de ella brota la nueva vieja canción... la que por inventar nace en tu memoria... te recuerdo, te lato, te transpiro y eres.

Me recuerdas, me lates, me transpiras y te soy.

Un lazo hermoso.



Fotografía: Ícaro© 




De la lascivia a la nube hay un instante. Ínfimo.

Del fulgor y el rubor, al dexeo. Una minúscula brizna.

De tus pechos de leche rebosante, la cánula del mentón.

Tras cada sorbo, dai. Tras cada lametón, dai.

De un fragmento de cinema paradiso al díscolo perturbar de una ducha escocesa endemoniadamente turgente y tórrida.

De una reyerta entre la testa y el cor, nace la miel humana.

¿Y el panal.... ?

¿ Dónde sacia la miel la puñetera querencia ?


Ícaro© 





martes, 9 de mayo de 2017

Entre la falda . . .

Fotografía: Piera Rosa



Entre la falda


y tus ingles, nazco.


Si fuera viento lamería tu cabellera,


como soy duende, me deshago en tu vientre.


Entre la falda y tus muslos, muero.


Si tuviera tesón aguardaría al caer de la noche,


impaciente leche que empapa de vida


el vaso de cuatro labios.


Entre la falda y los vértices,


entre ellos y los pliegues, bajo cremalleras y frenesí,


se abre en canal, carnal guadaña, clavada.


Grabada.


Consecuente.


Llega mayo y antes del cuarenta nos arrancaremos el sayo.




Ícaro©








lunes, 13 de marzo de 2017

Alien divino

Dedicada a marzo, mi padre


Fotografía: Ícaro. Navidades '16. Musée Rodin. Paris, France.



La gente continúa 
luchando en la vida, 
la gente se viste 
mas por dentro envolvemos 
el alma en un traje a medida. 

La gente persiste 
en tener alegría, 
la gente asegura 
que mañana será 
finalmente su gran día. 

No perdemos la manía 
de tener esperanza. 

Que el dios de nuestra infancia 
nos venga a enseñar 
otro lugar más allá. 

No da para más, 
no da para más, 
que aparezca un alien divino 
y nos haga soñar.

Germán Coppini©




domingo, 12 de febrero de 2017

A partir de mañana, 13 febrero

Fotografía: Piera Rosa





El barro en nuestras manos


Hay cambios, cruces, ensenadas y vericuetos.

Hay tempos, lagartijas, malasmadres y muros.

Hay sombras, balcones carnales y pinzas que pellizcan.

Haberlas, háylas.

A partir de mañana y hasta el 31 de diciembre de éste año inicio un proceso laboral, vital, humano, denso y profuso que me absorberá y hará volar en el tiempo. Será apasionante, esponja y procaz.

Inefable mosaico creativo y de compleja digestión. Los días, dicen, alardean del veinticuatro. Y sobre todo tienen ese don. La intensidad. Como las semanas el siete. Y el año, al doce.

Seguiré aquí.

¡ Cómo no !

¿ Cómo iba a volar de la piedra rosa más carnal, hermosa y arrebatadora ?

¿ Cómo iba a olvidar a un lugar dónde la paz es un perfume ?

¿ Cómo...? Ni yo podría explicármelo. Ni siquiera atisbarlo.

A partir de mañana perdonarme si visito vuestros rincones menos, si paseo menos por vuestras miradas o si mis palabras son más parcas, escuetas o tardías.

Sólo, sirvan éstas líneas, para agradeceros vuestro amor y cariño. Vuestra lealtad e integridad, vuestro compromiso y creatividad.

He conocido seres humanos ESPECTACULARES desde este pequeño rincón de los cinco contintentes, de cualquier estrato social, ideología, profesión o condición. Seres excepcionales. Seres incluso que me habéis inspirado, acompañado, enamorado o inquietado.

Nunca me iré, ni nunca os iréis.

Jamás.

Siempre sois esa buena sombra que cobija la luz.

Os quiero.


Ícaro©